La era digital, la hibridación físico-digital y la transformación social

El pasado mes de diciembre se desarrolló la sexta edición del curso «Identidad digital para arquitectos», dictado por el tándem StepienyBarno. Lorenzo Barnó y Agnieszka Stepien son arquitectos volcados al mundo de la comunicación y la enseñanza, con una dilatada experiencia en el campo de la identidad digital y el mundo de la comunicación, ofrecen un curso diseñado y enfocado al perfil del arquitecto. Es un curso cápsula muy completo y denso para el tiempo que ocupa, con muchísima información y ejemplos prácticos seleccionados con precisión. La parte final del curso consistía en hacer una reflexión sobre un tema relacionado con el mundo digital y llevarlo al formato artículo. Como me dedico a la investigación, realicé un abordaje sobre la relación entre el espacio físico-digital y su implicación con el procomún; conceptos que se han vendido desarrollando desde distintos campos. Finalmente, el producto de mi reflexión llevado a artículo se publicó en el blog de StepienyBarno y aquí lo comparto.


Vivimos en la era del internet, de la información, de la ubicuidad, de los drones y de los satélites; una realidad digital que complementa al espacio físico en todos sus ámbitos y dimensiones. Se suele diferenciar la realidad física de la virtual-digital como si de dos mundos distintos se tratara; sin embargo, para Manuel Castell ambos opuestos conforman «dos formas de relación y actividad social en nosotros mismos», es decir «la realidad es virtual y es presencial» [1] y constituye las dos cara de una moneda.

La conexión entre lo físico y lo virtual es condición humana desde el punto de vista antropológico y social, puesto que todo lo que compone lo virtual como las ideas, la comunicación y la superación de las distancias a través de distintos medios están supeditados a lo físico, pero también están imbricados; conectamos lo físico y lo virtual constantemente, ambos son parte de una misma realidad social. En el medio digital podemos crear nuevos espacios de intercambio, comunicación, relación y retroalimentación y esto complementa lo físico-analógico.

Ésta dimensión tecnológica tiene como medio lo social, como canal internet y como herramienta las plataformas digitales. Es a partir de lo social, de la necesidad de interacción y comunicación que se construyen nuevas formas de relación en un complejo interactivo que se define como las redes sociales. En este proceso de intercambio, hemos comprobado cómo lo digital y lo analógico, lo virtual y lo físico se han integrado en nuestra vidas. Lo cotidiano es parte de internet y casi todo lo que ocupa el espacio físico tiene un paralelo, un sinónimo, una extensión, un referente y una continuación en el espacio digital. Tanto es así, que en internet realizamos muchas de las actividades establecidas tradicionalmente en el espacio físico: trabajar, estudiar, consumir, comprar, comunicarnos, relacionarnos, compartir, viajar…

En base a ésta nueva realidad surge el concepto de hibridación del espacio físico-digital, «aquel espacio, resultante de un proceso de hibridación espontánea o programada, entre un espacio público físico y un espacio procomún digital, obteniendo así, un nuevo tipo de espacio que comparte las características de ambos espacios originales de forma complementaria, y actúa como un lugar de convergencia de las diferentes actividades y escalas, que en él se desarrollan» [2]. La relación entre lo físico-digital, producto de la incursión del internet y de las redes sociales, adquiere la forma conceptual de espacio público, de lugar. Al mismo tiempo, estos procesos de digitalización involucran a las personas y las formas de relación con el espacio, las actividades, las instituciones, las infraestructuras y los medios; es decir, incumbe lo social, lo urbano, lo cultural, lo político y económico.

En la influencia de las nuevas tecnologías en el espacio urbano y en la integración de la realidad física y digital, encontramos que lo digital conforma una nueva capa de la ciudad, un nuevo elemento en la construcción urbana, que además ofrece herramientas para la participación, el diseño y el análisis. La integración físico-digital permite una retroalimentación constante en ambos espacios, lo que se traducirá en una progresiva transformación del espacio físico, algo que ya estamos viviendo con las TIC; con internet móvil y la comunicación ubicua; con las aplicaciones que facilitan la ubicación y las actividades comerciales, de ocio y de intercambio a través de la geolocalización y visualización de flujos.

El proyecto Real Time Rome, del MIT Senseable City Lab. Usando información desde las redes de telefonía móvil, autobuses y taxis para comprender la dinámica urbana en tiempo real. Fuente: MIT Senseable City Lab

El proyecto Real Time Rome, del MIT Senseable City Lab. Usando información desde las redes de telefonía móvil, autobuses y taxis para comprender la dinámica urbana en tiempo real. Fuente: MIT Senseable City Lab

El concepto de hibridación físico-digital, aunque de reciente data y poca exploración, es desarrollado por investigadores de distintas especialidades; sin embargo y a pesar de las diferencias de foco encontramos una premisa recurrente: la digitalización exalta virtudes sociales como la comunicación, la participación y la construcción de vínculos. A través de estos elementos se producen nuevas formas de creación, producción e intercambio, no sólo en el ámbito de la arquitectura y del urbanismo, sino también en lo económico, político, social y cultural; hablamos de una transformación de los sistemas tradicionales de relaciones y del espacio.

Éstas ideas las encontramos en las propuestas de algunos autores como: Domenico Di Siena, quien desarrolla varios proyectos de diseño cívico y argumenta que internet ha abierto la posibilidad de un nuevo urbanismo de código abierto con énfasis en el diseño colaborativo y la participación ciudadana [3]; Relja Ferusic, que en su trabajo de investigación analiza conceptos y estudios sobre la hibridación físico-digital en el espacio físico, cuestiona la vigencia del espacio físico, cómo debe responder la arquitectura ante estos nuevos desafíos, y explora los parámetros y posibles estrategias de proyecto en este nuevo contexto [4]; y Juan Freire, quien habla del procomún analógico, los nuevos espacios públicos híbridos [5] y del potencial de lo digital como instrumento para la transformación de la educación, entendiendo que «vivimos en una realidad híbrida de entornos digitales que cambian todas y cada una de nuestras prácticas individuales y colectivas» [6].

Lo digital en la transformación social: hacia el procomún

«Sobre el procomún». Fuente: Colaborabora

«Sobre el procomún». Fuente: Colaborabora

Ante este nuevo paradigma que supone la hibridación de lo digital y lo físico, sigue latente el desafío de cómo consolidar una integración eficiente de ambas realidades con los procesos y proyectos que se desarrollan de forma tradicional en los distintos ámbitos sociales; cómo hacer que los rasgos que exalta lo digital se consoliden en la transformación de los poderes, de la administración y de los servicios basados en el trabajo conjunto de instituciones, entes públicos, privados y ciudadanía. ¿Es la hibridación físico-digital un camino hacia la transformación de una sociedad del procomún?

  • Este artículo fue escrito por Sabrina Gaudino Di Meo y está publicado en el blog de StepienyBarno, pueden acceder en este link: 

Notas:

  1. Castell, Manuel. (2014). Sociedad en red. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=qpkENiSUcJM
  2. Ferusic, Relja. (2012). Espacios híbridos físico-digitales. Parámetros y estrategias de proyecto de los espacios urbanos híbridos entre el espacio público y el espacio procomún digital. (p.43). Tesina de máster, ETSAB-UPC, Barcelona, España.
  3. Di Siena, Domenico. (2011). Hacia un urbanismo open source. Recuperado de: http://urbanohumano.org/blog/2011/11/24/hacia-un-urbanismo-open-source/
  4. Ferusic, Relja. (2012). Espacios híbridos físico-digitales. Parámetros y estrategias de proyecto de los espacios urbanos híbridos entre el espacio público y el espacio procomún digital. Tesina de máster, ETSAB-UPC, Barcelona, España.
  5. Freire, Juan. (2007). Del procomún analógico a los nuevos espacios públicos híbridos. Recuperado de: http://es.slideshare.net/jfreire/espacios-publicos-hibridos
  6. Freire, Juan. (2016). ¿Necesitamos nuevos entornos digitales en educación? Recuperado de: http://juanfreire.com/necesitamos-nuevos-entornos-digitales-en-educacion/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s