1.0. Analogías Urbanas


1956. Hotel Humboldt, Caracas-Vzla. / 1932. Broadacre City.

¿Realidad o ficción? Realidad fantástica y la propuesta de una potencial realidad que en su momento despertó la incertidumbre sobre el futuro que tomarían las ciudades. Ambas imágenes difieren en cuanto a tipo de proyecto, contexto y tiempo, pero a simple vista parecen ser… unainspiración de la otra… tal vez.
En el año1932 Frank Lloyd Wright publica el libro “The Disappearing City” en donde se muestra Broadacre City, una interesante propuesta para el proyecto urbano de una ciudad del futuro con perfil humanista que parecía ser el vaticinio de las denominadas sprawl cities y a modo conceptual representaba una crítica a la ciudad industrial y una súplica por la “calidad ambiental”; Wright la llamaba “la ciudad viviente” un desarrollo urbano de escala considerable, utópicamente autosustentable pero contradictoriamente mono-funcional y dependiente de un centro productivo, administrativo e institucional y que además fomentaba el uso casi totalitario del vehículo privado como medio de transporte.

En 1956 se inauguró el complejo Hotel Humboldt, obra del Arquitecto Tomás J. Sanabria, proyecto parte del plan urbanístico para unir la ciudad de Caracas con La Guaira -ciudad de la costa caribeña-, a través del recorrido en funicular (teleférico), con estaciones base en ambas ciudades y un punto medio de encuentro que es el complejo con función turístico-recreativa que conforman el Hotel y sus inmediaciones (70 habitaciones en el edificio y en planta los servicios, comedor-restaurante, sala de usos múltiples, piscina, mirador) ubicado en la cumbre del Ávila a unos 1.200m de altura sobre la ciudad de Caracas y a 2.140msnm; desde el lugar se puede observar hacia el sur la ciudad de Caracas y hacia el norte el Mar Caribe.

Aunque ambos proyectos son dispares en cuanto a tipología, dimensiones, concepto y finalidad, la analogía de las imágenes radica en que ambas proyectan una fuerza y un poder sugestivo que obligan irremediablemente a pensar en ciudades fantásticas y edificios como objetos representativos de toda esa carga tecnológica y visionaria; si existe un símil con el super hombre de Nietzsche, la imagen que representa el edificio-objeto en esta tipología sería para la arquitectura una analogía aplicable al super edificio o la super ciudad alias Metrópolis. Wright como muchos otros fue impulsado por esa energía visionaria, F. Lang también y lo plasmó en la gran pantalla, sin dejar atrás a Sant´ Elia o Niemeyer, entre otros. El fetiche inherente al urbanita de imaginar y apreciar ideas de ciudades idílicas y super edificios, cargados de una fuerza omnipotente de la tecnología dominada y de un alto contenido onírico es causa de estupor cuando se encuentran proyectos que se materializan con esa imagen audaz y temeraria que coloniza el paisaje de una ciudad; el fetiche se vuelve hito… “Clavo pequeño sin cabeza, que se queda embutido totalmente en la pieza que asegura”.
La imagen de una ciudad se teje con los elementos que la componen y su configuración es el resultado de la interrelación de cada uno de esos elementos y las dinámicas que establecen; se puede decir que además del paisaje que configura el Ávila como elemento topográfico de interés en la lectura de la ciudad, lo es también el hito que coloniza su cima.

.
.
Hotel Humboldt 1956 / vista hacia Caracas.
Si quiere saber un poco sobre el Ávila: 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s